The Bleeding Heart Show

Sobre el mar hay un barco, en el barco un cuarto, en el cuarto una jaula, en la jaula un pájaro, en el pájaro un corazón, en el corazón una carta y en la carta está escrito: ‘Amo a Jeanie´. Amo a Jeanie dice en la carta; la carta está en el corazón, el corazón en el pájaro, el pájaro en la jaula, la jaula en el cuarto, el cuarto en el barco y el barco está muy lejos, en el gran mar.

Marcel Schwob

(Fuente: lavidaesotra)

leerte es una de las cosas que no podria dejar de hacer ¿recuerdas? tus palabras nunca van en saco roto y aunque mi memoria no es tan buena, si algun dia me preguntas por algun detalle que me hayas contado hace tiempo cuando estabas cansadita o cuando estabas en una tarde lluviosa en una habitacion frente a la mar… lo recordaria.

que te puedo decir, te admiro mucho y esa forma de pensar en cuanto a tu trabajo o lo que te dedicas me gusta mucho. te acuerdas tambien me lo platicabas sentados en medio del patio de ese ex-convento lleno de gente contentita por el vino. bendito vino… bendita platica. bendita compañia. bendita alegria. bendita tu.

Llegar a ti, entonces, es buscar
la voz de una niña entre las multitudes,
recoger el miedo interminable
que origina un viento nocturno,
iluminar el amor con una lámpara
de primitivo y de dulce aceite,
tocar con los dedos un pájaro de azúcar
que besa el cuello de las mujeres,
imitar la invasión de la lluvia
que llega con sus armaduras de frío
y verte tranquila y reposado
quemando el intacto silencio.

Oscar Acosta

'Siempre estás tan cercaque nunca digo adiós’
Gracias Gustavo.

'Siempre estás tan cerca
que nunca digo adiós’

Gracias Gustavo.

Aunque esto no sea mas que la pequeña historia, la historia de las pequeñas olas que habían envestido mi corazón por una perdida y mi cansancio por esa situación, pienso que el ser humano es fuerte. Cuando me enfrenté a las tinieblas de mi corazón, cuando me sentía herido en lo mas hondo y me rompí en pedazos, exhausto, de improviso emergió de mi interior una fuerza inexplicable…

Al sentirlo, de improviso, me saltaron las lagrimas, me sentí tan feliz al poder contemplarlo todo con un espíritu tan claro.

Banana Yoshimoto

(Fuente: Spotify)

Lo besa con hambre y el beso la va recorriendo toda; es un beso que toca sus pulmones, su estómago, su vientre, el sexo, las piernas, cada uno de los dedos de sus pies, un beso que viaja a vela por su sangre, que le confunde el cerebro, que le zumba en los oídos y que convierte su lengua en un diccionario de palabras mudas que ella va deletreando con cada aspiración sin saber qué dicen, pero sabiendo que están diciendo cosas, que el beso tiene su idioma propio y que él y ella se están hablando lo que jamás podrán conversar.

Gioconda Belli

Me dije que jamás podría abandonar mi corazón. Por más pesado, por más triste que fuera en ocasiones, en otras surcaba el viento igual que un pájaro y alcanzaba a ver el infinito.

Haruki Murakami

Qué delicia delgada, incomprensible, la de verte de lejos,
y soportar los golpes de alegría que de mi corazón ascienden
al acercarme a ti por vez primera; siempre por vez primera, a cada instante…

Ruben Bonifaz Nuño

(Fuente: hauciartz, vía beqiie)

(Fuente: artbymoga, vía powells)

El amor no es costumbre, ni la soledad es un abismo.
— Luis Ángel Zola (via ella-habla-sola)

(vía gabdv)

(Fuente: desenharts, vía pandastrid)

Los hombres no buscan el sufrimiento intencionadamente. Pero, sin embargo, sus ojos y su cuerpo sólo decian una palabra. El no la pronunciaria jamás. Si lo hiciera, seria una palabra amarga. Terriblemente cruel. Era… ”Vuelve”.

Banana Yoshimoto